Parar es un acto de responsabilidad con los pacientes

En situaciones de fragilidad o cuando nos encontramos en momentos donde nos sentimos incapaces de ofrecer el apoyo que una persona necesita, tomar la decisión parar y cancelar sesiones y tomarnos un respiro es un acto de profunda responsabilidad tanto para esa persona como para nosotros mismos. Reconocer y priorizar nuestra propia salud mental y bienestar nos permite desempeñar un papel más efectivo y significativo en la vida de quienes confían en nosotros.

Existen varias circunstancias en las cuales es completamente válido y necesario considerar parar en nuestras responsabilidades. Por ejemplo, cuando nos encontramos en un estado en el que luchamos por mantenernos equilibrados y nos damos cuenta de que no podemos brindar el apoyo necesario a alguien que lo necesita. Es en estos momentos que reconocer nuestros límites se convierte en un acto de autenticidad y responsabilidad profesional.

Parar es un acto de honestidad conmigo misma y con los demás

Existen ciertas situaciones que pueden influir significativamente nuestra capacidad para estar plenamente presentes y ofrecer el apoyo que nuestros clientes merecen. Al igual que cuando estamos atravesando procesos personales intensos que interfieren con nuestra capacidad para trabajar de manera efectiva. Reconocer estos momentos y tomar la decisión consciente de parar momentáneamente es un acto de honestidad consigo mismo y con los demás.

La carga emocional puede llegar a ser abrumadora en ciertas circunstancias. Sentirse desbordado/a emocionalmente puede limitar nuestra capacidad para proporcionar un apoyo genuino y útil. En tales casos, tomar un descanso es esencial para recargar nuestras propias energías y recuperar la claridad mental necesaria para seguir desempeñando un papel valioso en la vida de aquellos a quienes atendemos.

El autocuidado y la desconexión son componentes esenciales para mantener nuestro bienestar y salud mental. Encontrar tiempo para nosotros mismos, recargarnos y rejuvenecernos, es lo que nos permite mantener la calidad de nuestra ayuda a largo plazo. Cuando reconocemos la necesidad de desconectar y dar un paso atrás, estamos adoptando una perspectiva a largo plazo que beneficiará tanto a nosotros como a quienes servimos.

Si sientes que necesitas parar, adelante. Parar es autocuidado, parar es cuidarnos para poder cuidar 😊

Síguenos en rrss o contáctanos

Últimas entradas

¿Necesitas información?

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y términos del servicio de Google.

*El contenido de este blog es informativo y explicativo. En ningún caso sustituye al proceso de terapia psicológica. Si crees que necesitas ayuda, por favor, ponte en contacto con un profesional de la salud mental.

Esta web utiliza cookies para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.